¿En qué consiste una sesión de familia?

Es una sesión fotográfica de la familia en un entorno que les permita ser ellos mismos, de forma que obtengamos unas fotografías naturales y espontáneas.

¿Dónde se realiza?

Realmente se puede realizar en cualquier lugar donde la familia se sienta cómoda. Tan solo debemos proporcionar un entorno que facilite la interacción entre los miembros de la familia. Generalmente este tipo de sesiones se hacen en el domicilio familiar o en exteriores al atardecer, aprovechando la calidez que proporciona la luz al final del día.

¿Quiénes participan?

Lo ideal es que participe toda la familia, pero si por algún motivo algún miembro no puede participar, no es problema. Cuando vea la experiencia de los demás, sin duda querrá apuntarse para la próxima. 😉

¿Qué tipo de fotografías se realizan?

Se buscan fotografías de la familia al completo realizando cualquier actividad, desde hacer un bizcocho, hasta limpiar al perro con una manguera, o simplemente pasear por un parque. También se buscan retratos “robados” de los más peques de la casa, quiero decir con esto que no se trata de una pose formal, sino que intentamos retratarlos mientras juegan, ríen e incluso mientras se enfadan.

¿Y si estoy embarazada?

Enhorabuena! 😉 Razón de más para realizar una sesión familiar. Digamos que añade un plus de interés a la sesión. En este caso, además de las fotografías típicas de una sesión familiar, se buscarán imágenes que realcen el embarazo.

¿En qué se diferencia de una sesión infantil?

La sesión familiar es más completa que la infantil, ya que además de fotografiar a los peques, fotografiamos a los padres. De esta forma, cuando los peques de la casa sean adultos, tendrán un bonito recuerdo con sus padres.

¿Qué edad máxima pueden tener los niños?

Realmente no existe edad máxima, pero debemos poner el tope en esa edad en que los niños entran en la preadolescencia y que ya no quieren participar. No tiene sentido obligarlos ya que estarían a la defensiva y perjudicaría la sesión. De todas formas, depende de la forma de ser de cada niño, y de las actividades que realicemos. Un momento ideal para este tipo de sesión es con los primeros pasos del niño.

¿Quién realiza la sesión?

La sesión es realizada íntegramente por manufrías tratando de pasar lo más desapercibido posible. En este sentido es importante que los padres tengan un trato cordial y cercano con el fotógrafo de forma que esto sea percibido por los peques. Así los niños se mostrarán mucho más naturales, lo que beneficiará el resultado de la sesión.

¿Qué se entrega?

La entrega de las fotografías en alta resolución y sin marca de agua se realiza a través de la plataforma Wetransfer o mediante pendrive. También se puede contratar álbum y ampliaciones opcionalmente.

¿Cuánto dura la sesión?

La duración mínima de la sesión es de dos horas de forma que dé tiempo a que los niños se acostumbren al fotógrafo y se muestren naturales.

¿Cómo se desarrolla la sesión?

Al principio de la sesión hablo mucho y disparo poco, manteniendo la distancia. A medida que los niños se van haciendo a mi presencia, voy aumentando el ritmo y acercándome más, hasta que llega un momento en que soy como cualquier otro invitado con el que tienen confianza. A partir de ese momento empezamos a conseguir las mejores fotografías.

¿Cómo se contrata una sesión familiar?

Lo más sencillo es completando el formulario de contacto que puedes encontrar a continuación, pero también puedes llamar al 637.853.931, o bien escribir a info@manufrias.com.

Algo más

A veces los padres están preocupados por si su casa cumplirá para realizar la sesión. También puede haber algún miembro de la familia reticente a participar. No os preocupéis por nada, se trata de pasar un rato en familia, como los que seguro tenéis todos los fines de semana, la diferencia será que en esta ocasión se escuchará un click de vez en cuando.

Siempre cuento con los padres, al menos uno de ellos, para poder sacar todo el partido posible a la sesión. Los niños se sienten más cómodos si están en su entorno habitual, y para ello nada mejor que tener a sus padres cerca.

Antes de la sesión comento con los padres posibles actividades en las que los peques sean los protagonistas, pero en las que, en la medida de lo posible, también intervengan los padres. Una vez en la sesión, si es necesario doy algunas pautas sobre todo en cuanto a la situación dentro de la habitación de forma que podamos aprovechar la luz natural disponible. Y por supuesto comento con los padres lo que vamos teniendo por si tienen alguna fotografía en mente que debamos buscar.

Si surgen imprevistos que puedan quitar tiempo de la sesión fuera de lo normal, no habrá ningún problema en extenderla.

Para mí lo más importante de una sesión es entregaros un buen trabajo para que en uno o dos años volváis a contar conmigo. Y por supuesto, para que los peques puedan disfrutar cuando sean mayores, reviviendo esos momentos de juego con sus padres capturados en fotografías.

Generalmente realizo las sesiones en la provincia de Sevilla, pero no tengo problema en desplazarme a cualquier otro lugar. Tan solo habría que añadir al precio de la sesión los gastos de desplazamiento.

Te dejamos enlace a una sesión de familia completa para que puedas ver el resultado.

FOTOGRAFÍA INFANTIL / ESPERANDO A GALA

Mi objetivo, crear tus mejores recuerdos