Fotografo-Sevilla-Manu-Frias-manufrias

Mi pasión por la fotografía viene de cuando era un niño y mi padre me regaló mi primera cámara compacta de carrete y autofoco (¡qué tiempos…!). A partir de ahí, se fueron sucediendo varias cámaras hasta que aparecieron las primeras SLR digitales, y con ellas se abrió todo un mundo de posibilidades.

Entre tanto, decidí estudiar ingeniería e inicié mi carrera como ingeniero a la vez que la fotografía seguía siendo mi principal pasión, a la que dedicaba la mayor parte de mi tiempo libre formándome con los mejores fotógrafos.

Cuando la empresa para la que trabajaba empezó a flaquear comencé a replantearme muchas cosas. En mi cabeza daba vueltas aquello de que hay que saber adaptarse a los cambios y transformarlos en oportunidades y la idea de convertir mi pasión en mi profesión cada vez cobraba más fuerza

Mi hemisferio izquierdo, que es muy analítico y calculador, concluía que no era buena idea (hace mucho que dejé de ser un chaval, la carga familiar, la seguridad de un trabajo por cuenta ajena, la gran competencia en este sector…)

En cambio, mi hemisferio derecho, mucho más creativo y apasionado, no dejaba de llevarme a webs de fotógrafos destacados donde se me ponían literalmente los bellos de punta viendo fotografías, viendo los recuerdos que creaban para sus clientes.

Y ahí estaba, tratando de decidir si daba o no el salto a un camino incierto y con mucha competencia. Mi parte analítica se puso manos a la obra  estudiando qué podía mejorar respecto a los demás fotógrafos. Descubrí que los clientes de servicios fotográficos se quejan a menudo de la poca formalidad de algunos fotógrafos en cuanto a fechas, horas, entregas, etc. Esto me llevó a diseñar una proceso claro de contratación para mis clientes que permitiera un cumplimiento riguroso de todo lo pactado.

Esta diferencia respecto a la competencia, junto a la calidad y emotividad de mi fotografía, fueron argumentos suficientes para tomar la decisión. Y así comencé a invertir en formación con los más destacados fotógrafos a nivel nacional e internacional, y a adquirir un equipo fotográfico de altas prestaciones. En paralelo iba poniendo en práctica todo lo aprendido en bodas y sesiones reales junto a compañeros a los que estoy muy agradecido.

A día de hoy soy fotógrafo especializado en fotografía de boda, eventos y familiar, donde voy consiguiendo premios nacionales e internacionales que me animan a seguir adelante y continuar mejorando.

Justo ahora acabo de dar un pasito más y estoy montando mi estudio fotográfico en Sevilla, donde la luz natural tendrá un papel muy especial y en el que espero poder recibirte pronto.

Esta es mi historia. Espero poder formar parte de la tuya creando recuerdos, esos que en unos años tendrán un valor incalculable para toda tu familia.

Mi objetivo, crear tus mejores recuerdos.